DOMINE, TOTUM IN TE

Hola, bienvenido a  mi portal.  Soy Víctor,  y me presento como religioso y sacerdote agustino recoleto. Te invito a que des una ojeada a mi presentación y me conozcas con más detalle.

       Te cuento que, aunque ya le tenemos por tantos años, no acabo de sorprenderme de  la maravilla del internet. Soy novato en estos menesteres pero sé que por este invento tenemos “lo virtual” y, aunque parezca mentira, la posibilidad de conocernos. Pues bien, dándole buen uso y con este humilde portal me gustaría, de algún modo, y con lo sencillo, contribuir contigo a la buena  marcha de la vida y darme a conocer un poco más.

Te llamará la atención el título de mi web, y es que está en latín. Me parece que el latín es más expresivo que el mismo castellano. Esta frase la escuché en unos ejercicios espirituales agustinianos y, a la primera, me gustó. La frase completa es "Domine, sine te nihil, totum in te" (Señor, sin ti nada, en ti todo). Yo la he resumido en "DOMINE, TOTUM IN TE", es decir: SEÑOR, EN TI TODO.  Estoy convencido que en Él es todo y sin Él es nada. En algo conozco mi humanidad y esto es la mejor prueba que sin Él no somos nada.

          En este website quiero compartir contigo unas breves reflexiones en torno a la Palabra del Señor que se proclama los días domingo; así mismo, expongo temas que surgen de la experiencia cotidiana y, que según mi parecer,  ayudarán para una vida fructífera. No quiero dejar de lado mi trabajo como misionero, a lo moderno, en la Prelatura de Chota y Cutervo, por lo que también lo presento por si acaso sirva para comenzar otros de mayor envergadura. Y, cómo no, fotos y videos de la familia, que hasta ahora han descansado en un disco duro, como gratos recuerdos los he colgado para el que guste dar una ojeada.  Y, otras tantas cosas que irán surgiendo en el trascurso del camino, que muy gustosamente las colgaré, y que ruego a Dios te puedan servir de algo.

           El material que uso para alimentar esta página ya sean videos, fotos, reflexiones son productos elaborados por mi, en su gran mayoría obtenidos de mi experiencia personal y del trabajo pastoral.

 

          Gracias por dedicar tiempo a estas líneas. Que Dios te bendiga. Y, para adelante…