LLAMADOS



LLAMADOS puede entenderse de múltiples formas, aquí lo entenderemos como el llamado de Dios a todo hombre para realizarse en la vida. Toda existencia humana tiene una razón de ser, para Dios no existe la casualidad o el azar. La labor propia del ser humano es descubrir y caminar por la senda que Dios tiene delineada para cada uno, con la esperanza de saber que Dios en su infinita providencia guía, de modo misterioso, el camino de la humanidad y, por ende, de cada hombre, pese a la necedad y obstáculos que tantas veces le presentamos. El hombre es capaz de Dios y tiene todos los atributos para encontrarle y disfrutar de la vida plena a la que todo ser humano está llamado. Pero hay una realidad, mal usada, que limita el accionar de Dios en el hombre: la libertad. Así de sencillo, el hombre tiene este don, regalo de Dios, que  le distingue del resto de la creación. Este mal uso de su libertad impide que camine por las sendas correctas para ese encuentro con su Señor y así genera sufrimiento y dolor, no sólo personal sino también social. LLAMADOS A LA FELICIDAD Y LLAMADOS A LA SANTIDAD son pequeños peldaños que te recuerdan que debes estar en constante búsqueda, como trabajo ineludible para tu realización y así dar gloria a Dios.