· 

PEREGRINACIÓN A ANGUÍA

Este sábado 8 se realizó, a nivel de Prelatura, la peregrinación al santuario de Nuestra Señora de los Dolores, en el distrito de Anguía. Las coordinaciones estuvieron a cargo del P. Neftalí, párroco de la parroquia San Bartolomé de Tacabamba. La concurrencia fue masiva, cada parroquia se organizó para llevar a su gente. No cabe duda que la fe del pueblo chotano y cutervino está viva. Nuestra parroquia tuvo una bonita representación, cinco combis llenas de gente partieron a las 08.30 de la mañana y a las 11 estuvimos llegando a Pampagrande. Allí fue el punto de encuentro para todas las parroquias participantes. Los sacerdotes junto con Mons. Fortunato nos organizamos para confesar y así atender la demanda de docenas de personas que buscaban reconciliarse. No podía faltar el coro con sus cantos de alabanza, los cuetes y los mercaderes con helados, caramelos y canchitas, los vendedores de gorros, sombrillas y globos, entre otros. Todo esto hacía un ambiente festivo. Aunque se comenta que hubo menos gente respecto al año pasado, la verdad que hubo tanta que igual fue multitudinaria. Cerca del medio día se escuchó el rumor de la llegada de la imagen de nuestra madre; apareció, como es costumbre en ella, de modo sencillo pero elegante, arreglada sobre una camioneta ploma. Los cuetes, aplausos y cantos  anunciaron su presencia entre nosotros, le pasearon por toda la explanada y luego, en procesión le acompañamos hasta su entrada triunfal en Anguía. Allí se realizó la misa, no en el santuario, pues quedaba pequeño, sino en las instalaciones del colegio de la localidad. Mínimo, 15 sacerdotes estuvimos en la celebración presidida por el señor obispo. Las autoridades civiles estuvieron presentes y gradecieron la visita de las delegaciones. Luego de la misa se formaron colas para venerar a nuestra madre. Al rato, las delegaciones, la nuestra incluida, se dispersaron para ubicarse en los alrededores y almorzar. Después del compartir se tuvo un breve paseo por la iglesia, el parque y las tiendas y, finalmente, como a las tres de la tarde, nos dirigimos a las combis para el regreso a casa. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0