· 

ASAMBLEA DIOCESANA

            Nuestra Prelatura de Chota y Cutervo tiene claro que la evaluación y planificación es la clave para lograr los objetivos trazados, y extender de la mejor manera el Reino de Dios. Mons. Fortunato, obispo de esta jurisdicción eclesiástica, convocó para esta tarea los días uno y dos de diciembre. El treinta de noviembre, un día antes, se realizó la reunión de presbiterio. Esta reúne a todos los sacerdotes diocesanos y religiosos de la Prelatura, para tratar asuntos concernientes a la buena marcha de la pastoral. Un tema importante que se trabajó fue la visita del Papa Francisco al Perú, concretamente a la ciudad de Trujillo.

La asamblea anual de evaluación y planificación siempre es una experiencia especial. Aquí participan todos los sacerdotes, diocesanos y religiosos, todas las comunidades religiosas femeninas, agentes pastorales de las diferentes comunidades en toda la Prelatura, representantes de las diferentes instituciones de la Iglesia local. Esta vez fueron como 110 personas las participantes. Nuestra parroquia estuvo representada por Delmer Torrez y Facundo Delgado por las comunidades del campo, Clarisa Requejo y Ruperta Coronel por las zonas y sectores de la ciudad, Imelda Estela y Sor Nely Chamba representando a la pastoral social y de la salud e Irene Tarrillo por la pastoral familiar. La comunidad religiosa estuvo representada por el P. Jesús, el P. Ángel y el P. Víctor.

Verdaderamente esta reunión es enriquecedora. Es un tiempo de formación, esta vez se comenzó con el tema de la Leccio Divina, la oración de la Iglesia, es un tiempo de reencuentro y fraternidad, de intercambio de experiencias y puntos de vista; no faltan las críticas, siempre constructivas, en fin, es un espacio de integración y diálogo alturado. Y como no, es un espacio de oración y alabanza en comunidad, con los rezos de laudes y vísperas, preparados y dirigidos por el área de liturgia, y la celebración de la Eucaristía presidida por nuestro pastor. Ciertamente todo esto expresa la unidad de la Iglesia.  Los momentos de regocijo nunca faltan: las bromas y los chistes sanos, las dinámicas de integración, los selfies, los almuerzos y cenas y, por momentos el trabajo de convertirnos en niños con saltos, aplausos y baile. Cuando se trata de trabajar a trabajar se ha dicho: Unos organizan grupos de trabajo, otros guardan la información que va saliendo para procesarla y publicarla a la asamblea, otros en la animación, otros en la liturgia, otros en la cocina, otros en logística, otros con el audio, otros reparten caramelos, etc. Luego viene el trabajo grupal en los temas de cada mes del año y los grupos que trabajan los diferentes niveles establecidos en el Plan Pastoral. A continuación, vienen las exposiciones de los delegados de cada grupo que enriquecen su trabajo con los aportes de la asamblea. Y así, por dos días.   

              Para este año próximo, según el parecer de la asamblea, el tema central será “compartir la Palabra de Dios”. Hay que recordar que nuestra Prelatura pasa al tercer año de la primera fase de la segunda etapa de todo el Proyecto Diocesano de Renovación y Evangelización adoptado. El primer año, 2015, fue acoger la Palabra de Dios, el segundo, 2017, conocer la Palabra de Dios y este próximo año compartir la Palabra de Dios


Escribir comentario

Comentarios: 0