· 

LOS FIELES DIFUNTOS

Este año decidimos, en la comunidad, acompañar a la feligresía del campo en su visita a los cementerios. Aquí en la prelatura no sólo se tiene el cementerio general de la ciudad de Chota sino que los hay, pequeños, en muchas de las comunidades del campo. Este día se caracteriza por ser muy movido, la gente se desplaza en su afán de llegar a la tumba de los seres queridos para rezar por ellos, dejar un ramo de flores, rociar agua bendita e, incluso, dejar alimentos que en vida les agradaba. Todo esto constituye una constumbre muy bonita y que expresa, claramente, la fe en un Dios misericordioso y la verdadera vida después de la muerte. Visitamos los cementerios de: Llasavilca Alto, Shororco, Lanchebamba,  La Pauca y Colpahuacarís. Es la primera vez que celebramos la misa, en esta fecha, en los cementerios de la parroquia. Creemos que esta ha sido una experiencia buena, la gente estuvo muy agradecida. Lo importante es acompañar a estos hermanos en una fecha tan especial y aprovechar la circunstancia para catequizarles.


Escribir comentario

Comentarios: 0